Historia

El colegio Américo Vespucio fue fundado en el año 1982,  con cursos de Pre kínder a IV° año de enseñanza media, Las carreras técnicas que existían en esa época eran contabilidad, mecánica  y atención de párvulos, años más tarde se incorporaría  vestuario, secretariado y  computación.

El equipo directivo del colegio estaba compuesto por  el señor Reginaldo Soto Cuello que era el director del establecimiento, la señora Mónica Adriazola como jefa de la Unidad Técnica Pedagógica, algunos inspectores cómo Don  Andrés Aguilera, Don Francisco Donoso y el inspector general Sr. Victor Pinilla.


Una iniciativa interesante de mencionar es que el director don Reginaldo Soto Cuello en su afán y compromiso con la educación y con su gran vocación de profesor acompañó hasta el final del proceso formativo a muchos estudiantes.
 
Uno de muchos ejemplos es que la alumna de la jornada vespertina Patricia Trincado se dedicó a la docencia gracias a que el director le dio trabajo en el colegio como asistente de párvulo y una vez que ella egreso del establecimiento la apadrino en su formación como docente hasta que culmino su carrera. Actualmente  está ex alumna es docente de biblioteca en el colegio Américo Vespucio. Este es uno de los muchos ejemplos de la importancia que tiene el compromiso con Ser docente.

El funcionamiento estaba dado en  dos jornadas de estudios, la jornada de la mañana era de 08:00 a 13:00 horas y la jornada de la tarde  de 14:00 a 18:00 hrs con alumnos de enseñanza básica y enseñanza media, en párvulos también habían  dos jornadas y funcionaban al costado de nuestro establecimiento. Una tercera jornada vespertina pretendía  dar oportunidades a los vecinos y la comunidad de terminar sus estudios inconclusos, a cargo de esta labor estaba don Jaime González; y una profesora de Historia muy comprometida fue Denisse Amestoy, quién años más tarde falleció y en recuerdo y homenaje a su labor, la sala de profesores de la jornada nocturna  lleva su nombre.

La infraestructura en esos años era  nueva y faltaban aun algunas terminaciones, las canchas eran de tierra, el patio que hoy es estacionamiento fue desmalezado y emparejado por alumnos voluntarios.

Era una época de muchas manifestaciones políticas y algunos alumnos hacían sentir su voz y sus ideas respecto a la contingencia que existía, tanto a favor como en contra, pero siempre en un marco de respeto.

Cada lunes había acto cívico organizado por profesores y alumnos, se comenzaba  con la entonación de nuestro himno patrio y con el izado de la bandera.

Muchas eran las celebraciones como por ejemplo el día de las Madres, del alumno, del niño, del profesor con un gran acto masivo escolar a cargo del centro de alumnos.
 
La preparación del aniversario de colegio fue por muchos años, la actividad más esperada por los alumnos y apoderados, en esta actividad toda la comunidad participaba activamente. Se realizaban concursos de  bailes, deportes, comparsas, carros alegóricos que salían a recorrer el barrio y la comuna, además de la fiesta de la primavera. Es importante mencionar que el colegio funcionaba con sus puertas abiertas a toda la comunidad y a los vecinos, se facilitaba la infraestructura para realizar variadas actividades culturales , con la junta de vecino perteneciente al territorio vecinal, de hecho se realizó una plantación de árboles en la calle El Parque 1 en conjunto con profesores y vecinos.

Existía un taller para profesores de folclor dirigido por el profesor de música Don Marcelo Fierro que fue alumno y profesor y hoy es concejal de la comuna.

Como complemento al aprendizaje existía la  Banda de Guerra dirigida por el profesor Rubén Sotomayor, que desarrollaba en los alumnos, disciplina, respeto y servicio; era reconocida y admirada por toda la comunidad.

También existía la Brigada Escolar, quienes diariamente impecables en su presentación ayudaban en el cruce de calles a estudiantes y vecinos del sector.

El deporte también estaba presente, este colegio era sede del campeonato de voleibol a nivel comunal. Cada colegio venía con su respectiva selección y barra para alentar a sus jugadores, todos querían ganar la gran copa, el patio se llenaba de juventud, gritos y colores.

Existían incentivos, se premiaba a los mejores alumnos del año  con una salida a Valparaíso, que incluía visitas guiadas, almuerzo y una tarde de playa.

En la actualidad el colegio cuenta con una planta de 53 trabajadores, entre docentes, para docentes y asistentes de la educación. Cursos desde pre kínder a 4to medio, siendo 3ero y 4to medio de enseñanza técnico profesional.

La especialidad de gastronomía desarrolla la IX Feria Gastronómica, cuyo tema este año es “Sabores del mundo”; el objetivo de esta es fomentar la creatividad y la capacidad de innovar en el contexto del trabajo en equipo, para responder a diferentes necesidades con diversas soluciones e integrar las experiencias y conocimientos anteriores de los estudiantes.

El colegio está equipado con 2 laboratorios de computación, 1 laboratorio de ciencias, 2 talleres de gastronomía, 1 sala de recursos multimedia, 1 sala de música, 1 aula de recursos para PIE y 1 aula de recursos para NEE.

El establecimiento imparte talleres extra escolares de futbol, voleibol, folklor, ciencias y música.

El Centro de Recursos de Aprendizajes se ha enriquecido y actualizado con nuevos títulos de los cuales existe un ejemplar para cada estudiante, dependiendo del curso.
 
Se premia los estudiantes destacados por asistencia, logros académicos y espíritu Vespuciano en una ceremonia en la que está invitada toda la comunidad educativa.

Este año por 1era vez en la historia del colegio los alumnos de 3ero y 4to medio realizaron una “Gira de Estudios”, a través de un programa de “sernatur”, a la ciudad de Coquimbo y La Serena, acompañados por 2 profesores y el Encargado de Convivencia Escolar.

Actualmente el Colegio mantiene la cultura de “puertas abiertas” a la comunidad y vecinos del sector.